Archivo de la etiqueta: más vale tarde que nunca

The early bird gets the gyro

It’s not all late-posted race reports and previews here at Six Daze. Because sometimes, if you want the real story, you gotta show up early. So, on the last day of the Bremen Six, I rolled out of bed at the crack of 16:00 and made my way to the track. Everyone was getting prepared for the evening, and the excitement was tangible. Food stands were prepped:

IMG_3775

(Smells fishy.)

IMG_3774

(Turns out that kebabs are a universal language.)

Carnival games were set up:

IMG_3773

(The Claw is hungry!)

IMG_7609

(I’d be pissed too, if my mom made me wear that sweater.)

And, of course, the racers were warming up:

IMG_7690

(Tomas Babek’s smile is even bigger than his legs)

And this guy couldn’t wipe the smile off his face, neither:

IMG_3733

(Obviously, no one ever taught him how to take a selfie.)

Well-prepared, we go into the last day

Grenoble report

Ya que este post llega un poco tarde, pero si tu estuvieras aquí, bebiendo Chartreuse y pedaleando entre las montañas, tampoco tendrías ganas de sentarte en frente de una pantalla para publicar fotos borrosas y bromas malas:

IMG_3165

En Barna, decimos que hay montaña, pero aquí es otra cosa completamente distinta. La ciudad está rodeada por los Alpes; mires donde mires, tienes una montaña en la cara. Estuve aquí hace un año, pero se me olvidó lo bonito que es.

La Chartreuse, también, es bien fuerte. Hecho por monjes en un pueblo circano, ese licor tiene 45 grados. Para mí, el sabor es demasiado dulce, y la textura demasiado melosa. Pero hay que reconocer que cualquier cosa con 45 grados te da (eh, me da) bastante inspiración. Pero cuidado: si tomas más que uno, mejor perder tu móvil antes de empezar a llamar a todxs lxs amantes. A mí no me pasó ni una cosa ni la otra, pero todavía hay tiempo, que no me largo de aquí hasta la noche.

Pero había venido (también, jaja) a ver una carrera de bicis. Bueno, los 3 Jours de Grenoble es un espectáculo impresionante. No había un DJ, sino un grupo que toca toda la música de la noche. ¿Querrías escuchar la presentación de equipos? Aquí está, en vivo, con el eco y todo!

En la grabación, escuchas la pistola del comienzo de un puntuación individual. En seguida empieza la noche! Así que os dejo unas fotos de la famosa Americana (no, ella no):

IMG 5224

IMG 5194

IMG 5195

 

Pero Grenoble es un espectáculo. La máquina de humo se prende a las seis de la tarde para que todo este listo para los acróbatas:

IMG_5379

Y bailarinas, aunque me tendrás que creer que son bailarinas, no una despedida de solteras:

IMG_5563

(Sí, fue un baile que respetó la cultura y historia nativoamericana.)

Y los sprinters! Cosa que moló bastante: aparte de los equipos de Americana, también habían siete sprinters que competía cada noche, y iban puntuando.

Para las pruebas de velocidad, hay que escoger número para determinar el orden de salida:

Pick a card...

Y a correr! Bueno, a mirar, que nadie quiere ir primero, ya que es más fácil ganar des de atrás, para sorprender el otro con una golpe de velocidad.

IMG_5526

(Da miedo tener el campeón del mundo detrás tuyo.)

Así que pasaron la primera de las tres vueltas mirándose, yendo más y más rápido, hasta que suena la campana de la última vuelta, y a tope:

IMG_5176

Igual, lo más curioso, era la competición “No Limit,” que, según la programa, se inventó en Grenoble. Suena muy bien, la prueba no limit, pero resulta que no era más que un trackstand:

The trackstand

(Numero 5, fuera!… mejor photo aquí.)

Aparte de la gracia de ver los sprinters compitiendo para ver quién puede quedar parado más tiempo (una pequeña ironía, ya que pasan muchas horas entrenando para conseguir la mayor velocidad posible), me extrañó ver unos profesionales en una prueba que conocí yo por haber pasado tiempo con mensajeros borrachos. Pero la verdad es que la atmósfera colegial y festiva fue muy chula. Al final, Pervis y Baugé empezaron a tocarse los hombros, dándole uno a otro a ver si podían hacer que el otro cayera. Como se puede imaginar, los dos cayeron juntos, y ganó Maximilian Levy.

Sí, todo el mundo lo estaba pasando bien, en un momento los niños se pusieron al lado de la valla para dar high-fives a los corredores:

IMG 5583

(‘Que bien jugado, campeón!’)

Pero lo mejor fue los corredores animando los espectadores antes de la última carrera, haciendo “the wave”:

IMG 5559

(Por eso se llama “La americana.”)

Y así la noche acabó: demasiado temprano, con la banda tocando el can-can, y con la melancolía de haber visto algo que, probablemente, no pasará otra vez. Gracias, Gre’, fue muy bonito!