Archivo de la etiqueta: grenoble

Entrevista con un campeón del mundo: David Muntaner

Quedé en Grenoble para tomar un café con el acutal campeón del mundo en Madison, David Muntaner.

¿Cómo fue en Guadeloupe [el campeonato europeo de pista 2014] la semana pasada?

No muy bien.

No muy bien en plan resultados, organización, diversión…

Resultados, no muy bien, estoy aún corto de forma. Llevo un mes y medio entrenando, sólo. He parado muchísimo tiempo y…

Me dió un poco de envidia, veros todos allí en una isla tan preciosa, pero me imagino que no hay mucho tiempo para aprovecharla.

Sí, es muy poco tiempo. Nosotros acabamos de correr el domingo, y volvimos aquí el martes por la noche, tuvimos dos días, casi. Pero el lunes era entrenar, vimos un poco Guadeloupe… también estás cansado y no vimos mucho.

Y lo mismo aquí, que no da tiempo para dar vueltas por Grenoble por la mañana.

No, estás durmiendo, ahora me acabo de despertar, y nada, a la pista.

Empieza el día en seguida.

Sí, vamos a la pista, preparamos las cosas en la pista, comemos, y después ya…

¿Llevas mucho tiempo en el circuito de los seis días?

Los seis días empecé a hacer bastante seguidos el año pasado, había hecho hacía uno cada año desde hace un par de años, pero en serio desde el año pasado. Estaba corriendo copa del mundo y los mundiales con la selección Española

Pero es distinto – ¿no? – el ambiente de los seis días.

Sí, muy distinto, las carreras son distintas también, cuesta un poco adaptarse, pero la verdad es que me gusta mucho. El año pasado estaba aquí en Grenoble, en Gent, en Zurich, y en Berlín.

Prefieras una u otra?

Gent me gustó mucho, Berlín también me gustó mucho. Pero creo que Gent es especial, la pista es pequeña, el ambiente también, la gente está muy volcada…

Sí, hay mucha afición, ¿no? Y aprecian carreras así. Todo el mundo dice eso.

Sí, sí, la verdad es que Gent es… el ambiente es mucho mejor, y es diferente. Gent es muy diferente a lo demás. Todos tienen, no sé, su rollo distinto [suena su móvil]. Mi pareja está en Mallorca, trabajando en la tienda de bicicletas que tenemos.

Una pena, es muy bonita Grenoble ciudad.

Sí, he estado aquí. Siempre vengo a l’Alpe d’Huez con mi mujer de vacaciones, entonces bajamos aquí a Grenoble, he estado bastante por aquí.

Yo también me gustaría tener… bueno, quiero decir, es muy romántico, Grenoble, ¿no? Y se nota que la gente se pone guapo para el evento, que salen en plan cita. También hay ese rollo de acróbatas y el motociclista que va dando vueltas con la gente VIP. ¿Cómo es compartir la vuelta de victoria  con un motociclista?

El año pasado era raro para mí, pero no es peligroso, tu vas abajo y él va arriba, en teoría no pasa nada. Pero al principio sí que se hace raro…

Y también te iba a preguntar sobre los cambios Madison. ¿Son tan locos, tan caóticos, que parecen?

Al principio, cuando empiezas, es muy caótico. Pero la verdad es que si todo el mundo sabe hacerlo, ya está controlado.

Todo el mundo que está aquí sabrá.

Sí, normalmente sí. Ayer hubo el problema de Bouhanni, que nunca había hecho, y se cayó en seguida. Se cayó en el primer relevo.

¿Tienes noticias de el?

Creo que se rompió la clavícula. Es que es difícil, si no lo has hecho nunca, si no sabes dónde colocarte, todo pasa muy rápido, es muy difícil si no sabes.

Ya, para equilibrar la fuerza cuando te están tirando, ¿qué es el truco de un buen relevo Americano?

Sí, es mantenterte recto, empujar como tienes que empujar, y también la velocidad de los dos. Si uno va muy rápido, el otro tiene que ir un poco rápido… es un poco de todo.

Que fuerte, que el pareja de Bouhanni [Morgan Kneisky] ganó el año pasado, ¿no?

Sí, Morgan, el año pasado, era el campeón del mundo.

¿Qué evento te duele más? ¿Cuál te hace sufrir más?

La madison, es que es el más largo. Las otras son más cortas, la madison es más larga, 30 o 45 minutos, es dónde te da tiempo de sufrir más. Las otras, en realidad, 30, 40, 50 vueltas. Yo creo que la madison siempre es la más dura, también es la más bonita.

¿Cómo te metiste en el mundo de los seis días?

Entrar en lo seis días es muy difícil. Yo hacía normalmente Fiorenzuola, que es un seis días más pequeño y más fácil de entrar, el velódromo es más grande, se puede meter 22 parejas, entonces como hay más gente, es más fácil de entrar. Son 400 metros. Es un velódromo descubierto, de cemento, muy antigua, en Italia. Se mete mucha gente allí. Es un poco peligroso también, tanta gente, pero bueno.

Y empecé corriendo allí, allí he corrido cinco o seis años, después pude entrar un año en Zurich por una invitación de una marca de bicis nos invitaron. Y después, el año pasado (en 2013) fui subcampeón del mundo, y ya pude entrar en todos. Cuando tienes un palmarés, puedes entrar. Subcampeón del mundo, subcampeón de Europa, entonces pedí a los organizadores que me dejaran entrar. Empecé aquí, fue los primeros seis días de invierno que hice, y ya lo pude hacer todo lo demás. Tenía que hacer Copenhagen, pero en Berlín me caí, no podía hacer Copenhagen.

Y ¿qué hacen en ese caso? ¿Buscan otro equipo, no?

M: Si caes, buscan otro corredor, no otro equipo. Yo corría con mi compañero Albert, yo me caí, él fue a Copenhagen, y le pusieron otro corredor.

Hablando de eso: estás aquí con Sebastian Mora. Y ¿Albert?

Está descansando ahora. Ha hecho toda la temporada de carretera con su equipo, vino al campeonato de Europa la semana pasada, y ahora descansa, porque tiene que preparar también Gent. Todos los demás los haré con Albert.

¿Vas a hacer todo el circuito?

M: Todos, seguro, menos Berlin y Copenhagen. Es que hay una carrera en Mallorca, Challenge a Mallorca, y coincide con estos sitios. Y creo que o empezaré el Challenge y correr Copenhagen, o correr Berlin y acabar el Challenge. Coincide los dos, y tengo que estar en el Challenge porque mi equipo profesional de carretera, si yo no estoy, no le invita a correr.

Estas cosas son complicadas. ¿Te da pena?

Me da pena perderme una de los dos, en Copenhagen no he estado nunca y me gustaría estar porque el año pasado ya me los perdí, y Berlín estuve el año pasado y me gustaron mucho, y también me gustaría estar.

Los seis días de Berlín es muy grande.

Berlín es los seis días que más público tiene. Había muchísimo gente, creo que dijeron 12.000 cada noche.

¿Cuál es la canción que a ti más te gusta eschuchar cuando estás en la pista?

¿Mientras corro? No se escucha las canciones, no da tiempo. Estás concentrado en la madison, la verdad es que no da mucho tiempo.

En verano estás con el equipo de carretera, ActiveJet. ¿Cómo va?

Este año he corrido muy poco, he corrido al principio del año, luego estuve aquí en Francia entrenando, luego me caí y tenía que parar, y no pude correr mucho con ellos.

Pues ¡mucha suerte esta noche!

 

Anuncios

(Failed) interview with the band

IMG 3152

(Best selfie ever?)

I was so impressed with the band in Grenoble that I had to get a few words with them. Unfortunately, in between the lack of time and a common language, this was the best I could do:

What song is your favorite to play?

[A moment passes, they talk amongst themselves. My French is nowhere near what it should be to have this conversation].

All the music! eh… ambient music [he claps his hands. I suppose he means crowd-pleasers].

Do you guys play every year in Grenoble?

Yes, but after this year… c’est finit.

D. Where else do you play?

[Cannot be determined]. [Edit: Google, however, is a small help.]

What can be determined is that the band of Jean-Pierre Franck has been playing the Grenoble Six (yes, six, before it was cut to four, and then three) since 1992.

I will let their playing speak for itself. For example, did you know that Grenoble has (had) its own theme song? Yep. Just click right here to check it out.

The team presentation was pretty cool too, although how they got ahold of Grégory Baugé’s ringtone is beyond me.

And, when they broke into “Caravan,” (maybe my favorite jazz standard of all time), I had to resist the temptation to throw my hands in the air and lose my shit. My neighbors, oddly enough, were not as moved. Weird.

Grenoble report

Ya que este post llega un poco tarde, pero si tu estuvieras aquí, bebiendo Chartreuse y pedaleando entre las montañas, tampoco tendrías ganas de sentarte en frente de una pantalla para publicar fotos borrosas y bromas malas:

IMG_3165

En Barna, decimos que hay montaña, pero aquí es otra cosa completamente distinta. La ciudad está rodeada por los Alpes; mires donde mires, tienes una montaña en la cara. Estuve aquí hace un año, pero se me olvidó lo bonito que es.

La Chartreuse, también, es bien fuerte. Hecho por monjes en un pueblo circano, ese licor tiene 45 grados. Para mí, el sabor es demasiado dulce, y la textura demasiado melosa. Pero hay que reconocer que cualquier cosa con 45 grados te da (eh, me da) bastante inspiración. Pero cuidado: si tomas más que uno, mejor perder tu móvil antes de empezar a llamar a todxs lxs amantes. A mí no me pasó ni una cosa ni la otra, pero todavía hay tiempo, que no me largo de aquí hasta la noche.

Pero había venido (también, jaja) a ver una carrera de bicis. Bueno, los 3 Jours de Grenoble es un espectáculo impresionante. No había un DJ, sino un grupo que toca toda la música de la noche. ¿Querrías escuchar la presentación de equipos? Aquí está, en vivo, con el eco y todo!

En la grabación, escuchas la pistola del comienzo de un puntuación individual. En seguida empieza la noche! Así que os dejo unas fotos de la famosa Americana (no, ella no):

IMG 5224

IMG 5194

IMG 5195

 

Pero Grenoble es un espectáculo. La máquina de humo se prende a las seis de la tarde para que todo este listo para los acróbatas:

IMG_5379

Y bailarinas, aunque me tendrás que creer que son bailarinas, no una despedida de solteras:

IMG_5563

(Sí, fue un baile que respetó la cultura y historia nativoamericana.)

Y los sprinters! Cosa que moló bastante: aparte de los equipos de Americana, también habían siete sprinters que competía cada noche, y iban puntuando.

Para las pruebas de velocidad, hay que escoger número para determinar el orden de salida:

Pick a card...

Y a correr! Bueno, a mirar, que nadie quiere ir primero, ya que es más fácil ganar des de atrás, para sorprender el otro con una golpe de velocidad.

IMG_5526

(Da miedo tener el campeón del mundo detrás tuyo.)

Así que pasaron la primera de las tres vueltas mirándose, yendo más y más rápido, hasta que suena la campana de la última vuelta, y a tope:

IMG_5176

Igual, lo más curioso, era la competición “No Limit,” que, según la programa, se inventó en Grenoble. Suena muy bien, la prueba no limit, pero resulta que no era más que un trackstand:

The trackstand

(Numero 5, fuera!… mejor photo aquí.)

Aparte de la gracia de ver los sprinters compitiendo para ver quién puede quedar parado más tiempo (una pequeña ironía, ya que pasan muchas horas entrenando para conseguir la mayor velocidad posible), me extrañó ver unos profesionales en una prueba que conocí yo por haber pasado tiempo con mensajeros borrachos. Pero la verdad es que la atmósfera colegial y festiva fue muy chula. Al final, Pervis y Baugé empezaron a tocarse los hombros, dándole uno a otro a ver si podían hacer que el otro cayera. Como se puede imaginar, los dos cayeron juntos, y ganó Maximilian Levy.

Sí, todo el mundo lo estaba pasando bien, en un momento los niños se pusieron al lado de la valla para dar high-fives a los corredores:

IMG 5583

(‘Que bien jugado, campeón!’)

Pero lo mejor fue los corredores animando los espectadores antes de la última carrera, haciendo “the wave”:

IMG 5559

(Por eso se llama “La americana.”)

Y así la noche acabó: demasiado temprano, con la banda tocando el can-can, y con la melancolía de haber visto algo que, probablemente, no pasará otra vez. Gracias, Gre’, fue muy bonito!

 

Interview: Jean-Robert the bartender

IMG 3158

(One of us looks way happier than the other.)

How’s your night going?

Eh, good, hopefully better than last night, we didn’t finish until 2h.

You must work a lot of events, how does the six days stack up?

J-R. Good, the sporting events, cycling or supercross or whatever, are always fun.

D. Yeah, more than weddings or corporate christmas parties, right?

J-R. I dunno, at weddings we’re allowed to drink, and there’s girls to talk to…

D. … and I bet there’s some great parties in Grenoble too.

J-R. Yeah, it’s a very — how do you say? — punchy city, always changing.

D. It’s a pity that this is the last year of this race, I love coming to Grenoble to see it.

J-R. It’s the mayor, he just doesn’t see the value of it [so he pulled the city’s sponsorship].

D. What a dick.

J-R. Yeah.